Partidos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El día que Navas retiró a Southgate

Berlín, 11 jul (EFE).- El 10 de mayo de 2006, el Philips Stadion del PSV Eindhoven fue testigo de la primera Liga Europa (entonces Copa de la UEFA) que conquistó el Sevilla tras ganar 4-0 al Middlesbrough. Fue la que inicio una lista de siete títulos, un récord espectacular del conjunto español en el que un joven Jesús Navas, en aquel duelo, se enfrentó al veterano Gareth Southgate, en el ocaso de su carrera.

Jesús Navas celebra la clasificación de España para la final de la Eurocopa 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK
Jesús Navas celebra la clasificación de España para la final de la Eurocopa 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK

Berlín, 11 jul (EFE).- El 10 de mayo de 2006, el Philips Stadion del PSV Eindhoven fue testigo de la primera Liga Europa (entonces Copa de la UEFA) que conquistó el Sevilla tras ganar 4-0 al Middlesbrough. Fue la que inicio una lista de siete títulos, un récord espectacular del conjunto español en el que un joven Jesús Navas, en aquel duelo, se enfrentó al veterano Gareth Southgate, en el ocaso de su carrera.

Casi dos décadas después, exactamente 18 años, Jesús Navas, con 38, continúa dando patadas a un balón mientras Southgate dirige desde 2016 a Inglaterra. El próximo domingo, en Berlín, volverán a verse las caras, solo que uno seguirá en el césped y el otro estará en el banquillo. El destino, tras el paso del tiempo, ha tenido el capricho de dar una oportunidad a ambos de enfrentarse nuevamente y de dar la posibilidad de revancha al técnico británico.

Y es que, aquel día aún primaveral de 2006, Southgate vivió un día muy amargo. Tenía 35 años, casi los mismos que luce ahora Navas, y se enfrentaba al último partido de la temporada y de su carrera. Después de 16 años en la elite, dijo adiós tras acumular cuatro temporadas en el Crystal Palace, seis en el Aston Villa y cinco en el Middlesbrough. En total, sólo en la Premier League, disputó 459 partidos y 40.538 minutos en los que marcó 17 goles a los que puede presumir de sumar otros 57 partidos con la selección inglesa.

Pero el último fue el más amargo. Sólo tres días después del final de la Premier League, el 'Boro' se enfrentó al reto de introducir en sus vitrinas un título internacional de prestigio. Antes de la final, por el camino dejó al Roma, al Basilea y al West Ham en octavos, cuartos y semifinales, respectivamente. El Sevilla, también un novato en las finales, podía ser una víctima asequible para el Middlesbrough y perfecta para Southgate, que se encontraba a sólo noventa minutos de terminar su carrera a lo grande.

Navas, mientras, apenas tenía 20 años y su debut en la elite llegó poco antes, en 2003. Ya se había consolidado en el primer equipo como un jugador descarado y desequlibrante que, con Dani Alves por detrás, hacía locuras por la banda derecha. Southgate, lateral izquierdo durante buena parte de su carrera, se libró de aguantar las acometidas de su rival. Con la experiencia, dio un paso a un lado y en su última etapa, y en esa final, jugó en el centro de la defensa.

Desde esa demarcación no pudo hacer nada para frenar las acometidas del Sevilla, que con un doblete de Enzo Maresca y con los tantos de Luís Fabiano y Fredéric Kanoute, ganó 0-4 de forma incontestable. Southgate, capitán del 'Boro', sólo pudo felicitar a su rival y lamentar un final tan duro. Nunca más, volvió a jugar al fútbol. Ese fue su último baile, una derrota ante un jugador, Jesús Navas, a quien volverá a tener enfrente. En esta ocasión, intentará derrotarle desde el banquillo ante la asegurada resistencia de España, que peleará por amargar de nuevo una final al ahora entrenador de Inglaterra.